Eliseo y la mujer sunamita


Este suceso ocurrió en Sunem , localidad perteneciente a la heredad de Isacar reino de Israel “Josué 19:17 -18” . Los protagonistas son el profeta Eliseo y una mujer que la biblia llama sunamita , evidentemente porque era de Sunem . 

Eliseo transitaba con alguna frecuencia por Sunem y esta mujer sunamita siempre le insistia a que se quedara a comer . Se ve que gozaba de una buena posición económica . Eliseo ya era bien conocido en todo el territorio por las señales que Dios hacía a través de él . La escritura pone énfasis en el empeño de esta mujer en servir al profeta . Ella estaba convencida que era un “varón santo de Dios”  . Un día toma la iniciativa y le ruega a su marido  ( era una persona alejada o distante en las cosas espirituales  ) de adecuar un espacio de la casa para  habilitar una habitación a fin que Eliseo no solo se quedase a comer sino también a dormir en una buena cama . El esposo no se opuso y el deseo de su esposa se realizó . Esta clase de acciones , sobre todo de la mujer , el Señor la recompensa , como veremos más adelante : Jesús dice así al respecto : Mateo 10:41 . El que recibe a un profeta por cuanto es profeta, recompensa de profeta recibirá; y el que recibe a un justo por cuanto es justo, recompensa de justo recibirá.

Una vez más , un día pasó Eliseo y su siervo Giezi por Sunem , y como era costumbre , la mujer les invitó a que se hospedaran en su casa y estrenaran la nueva habitación . Al ver el profeta el esmero con que eran atendidos siempre , manda a su siervo que llame a la mujer . Esta se presenta , y Eliseo le dice :  ¿ qué quieres que haga por ti ? ¿ Necesitas que hable por ti al rey , o al general del ejército ? Y ella respondió: Yo habito en medio de mi puebloLa propuesta de Eliseo denota que tenía cierta influencia con Joram rey de Israel . Y es que , en más de una ocasión , y por revelación de Dios , el profeta le advirtió al rey los planes que los sirios tenían en mente para atacar a Israel , evitando así una gran catástrofe . Así es como llegó a tener relevancia dentro de la corte 2 Reyes 6:8-12 . La mujer sunamita le contestó que no necesitaba tal ayuda porque vivían muy tranquilos y sin problemas con sus vecinos .

Eliseo se quedó apesadumbrado por no poder hacer algo por ella o por su familia , ante tan sincera , persistente y esforzada acogida… y se pregunta  ¿ Qué, pues, haremos por ella ?  a lo que su siervo le dice : He aquí que ella no tiene hijo, y su marido es viejo. Muy perspicaz la sugerencia de Giezi a su señor , la cual entendió rápidamente Eliseo . Manda pues a su siervo que diera aviso a la mujer para que comparezca en su presencia . Una vez delante de Eliseo , le profetiza que dentro de un año abrazara a su propio hijo , cosa que a la mujer lo tomó como una burla por la imposibilidad que ocurriese tal embarazo . Se entiende que el esposo de la sunamita era mucho mas mayor , ya que ella estaba en condiciones de quedarse en cinta . El problema era que el esposo era ya viejo . Esta diferencia de edad entre el hombre y la mujer en los matrimonios en aquella época formaba parte de su cultura y no era mal visto ni criticado .

Pasado el tiempo predicho por el siervo de Dios , la mujer dio a luz un niño . Tener un varón era siempre un motivo añadido de alegría por cuestiones culturales , igual como el anterior caso comentado . Pasados unos años , creo que rondaría los diez años máximo , el padre del niño se encontraba en el campo revisando el trabajo de los segadores y su hijo se acercó para estar un tiempo con él . Sabido es , que el sol aprieta mucho en pleno campo y el padre no se percató que su hijo llevaba mucho rato a pleno sol . De pronto al niño le entró un fuerte dolor de cabeza , y el padre mas preocupado de la siega que de su hijo , mandó a un criado que los llevaran a su madre . Ella sentada lo mantuvo abrazado en sus rodillas esperando que poco a poco el dolor desapareciera pero no fue así pues murió . Es muy posible que el dolor de cabeza que sufrió el niño fuese producto de una insolación . Las temperaturas en general son muy altas en verano en Palestina alcanzándose los 50 ºC en el Mar Muerto . El tiempo de la siega comprende los meses de abril , mayo y junio . Por lo que parece la siega en este caso sería entre finales de mayo y mediados de junio donde la temperatura a las diez de la mañana podía alcanzar una media de 25 a 30 grados suficiente para que un niño enfermara por insolación .

Aquí noto una negligencia por parte del padre porque debió darse cuenta que su hijo llevaba demasiado tiempo ahí , y seguramente no llevaría protegida su cabeza de los rayos del sol . La madre también debió haber pensado que su hijo tardaba demasiado y que su marido por causas de trabajo no podía dedicarle toda su atención . Era el único hijo del matrimonio que concibieron por la gracia de Dios y ambos debieron esmerarse en vigilar sus movimientos . Lo cierto es que el niño murió y la madre llevó el cuerpo a la cama donde dormía el profeta como señal de fe de que él podía traerlo de nuevo a la vida . Mando a un criado que preparara la asna y le guiara hasta donde se encontraba Eliseo en el monte Carmelo . La distancia entre Sunem y el monte Carmelo es de unos 40 km , así que entre la ida y la vuelta recorrieron 80 Km .

Estando Eliseo en el monte Carmelo vio a la mujer de lejos y mandó a su criado a recibirla y le preguntara si se encontraba bien ella y su familia , pues algo malo presagiaba . La mujer no quiso comentarle nada al siervo de lo sucedido , y a la pregunta de este le contestó con un seco ” estamos Bien ” .  Una vez llegó a Eliseo se arrodilló y abrazó sus pies con claras manifestaciones de dolor y amargura . El profeta estaba confundido porque el Señor no le daba revelación de lo que había pasado , cosa que no solía pasar . La mujer le reprocha al varón santo que ella no le pidió el favor para ser madre , sin embargo la bendijo con un hijo que ahora se lo lleva siendo un niño . La mujer lo interpreta como un acto de de burla .

Eliseo decide mandar a su siervo a casa de la sunamita para que ponga su cayado en el rostro del niño y este volviera en sí . Pero la mujer quiso que se personara cosa que aceptó . Así que se pusieron en camino , marchando mas ligero el criado , que llegando antes le puso el cayado en el rostro del niño como le mandó su señor . A no causar efecto , Giezi decide volver , y le comenta a Eliseo que el niño no reacciona . Cuando llegan todos juntos a casa de la mujer sube el varón a la habitación y ve al niño tendido muerto desde hacía ya varias horas . Viendo que el tema se pone feo Eliseo se encierra en la habitación para estar solo con el niño y buscar la dirección de Dios , quería que le revelara lo que debía hacer . Decide tenderse sobre el niño poniendo sobre él su boca con boca , ojos con ojos y las manos sobre sus manos ; de esta manera el cuerpo del chico entró en calor . Era una buen síntoma pero insuficiente pues seguía sin volver a la vida plena . El profeta sigue confuso y se pasea de un lado a otro de la habitación esperando sentir con fuerza que hacer . Pasado un tiempo opta por hacer los mismo que antes y se tiende sobre el niño . Esta vez después de que estornudara siete veces abrió los ojos y volvió a la vida . El número siete simboliza la perfección de Dios , quedando claro que fue el Creador el que decidió conceder la vida al niño en el último momento . Esto nos hace pensar que había algo que impedía este milagro . De ahí que Eliseo no tuvo revelación en ningún momento , y solo su constancia y ruego hizo que el niño resucitara.

” La gracia del Señor volvería a salvar a la mujer sunamita y su familia . Pueden conocer lo sucedido en 2 Reyes 8:6 .

Que nos enseña esta historia 

La mujer sunamita representa a todo aquella persona que tiene sensibilidad hacia Dios y sus mandamientos , y facilita la labor de expandir la palabra de Dios a través de sus siervos los cuales son protegidos y atendidos . Las atenciones de la mujer sunamita a Eliseo y su criado tuvo una gran recompensa para este matrimonio .

Los varones de Dios hay que respetarlos a lo sumo pero no hay que idolatrarlos . La mujer se estaba excediendo en la dependencia de Eliseo . Lo demuestra la desconfianza que tuvo cuando el profeta le dijo a su criado que fuese al niño y le pusiera el bastón en el rostro . Ella quiso que Eliseo estuviese ahí presente como si el milagro dependiera de él y no de Dios .

La mujer y su esposo no valoraron como se merece lo que Dios hizo por ellos . En la enfermedad de su hijo da a entender que hacía ya tiempo que no le prestaban la suficiente atención , quizás por los diversos quehaceres cotidianos , pero no es excusa pues disponían de siervos a su servicio .

Cuando Dios nos bendice debemos cuidar sumamente lo que nos ha dado , tanto si son dones espirituales como materiales o físicos . La mujer sunamita recibió una gran bendición por su hospitalidad a Elías y su siervo , pero cayó en el descuido del mismo , que casi le cuesta la vida al niño .

Se permite compartir este articulo si se comenta el sitio web . Dios le bendiga

Pagina Inicio > http://xurl.es/6jdy8 

Facebook > http://www.fb.me/5979MAO

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .